domingo, 10 de enero de 2010

Más regalos de navidad

Era la mañana de la víspera de navidad. El día había amanecido con un precioso sol y un calor en extremo sofocante que ningún ventilador, por más cerca que estuviera, podía aliviar.
Tomamos el desayuno tranquilos, luego nos vestimos y finalmente nos decidimos a salir a pesar de la elevada temperatura que nos esperaba afuera, ya el Profe quería hacerme mi regalo de navidad, el que yo había sugerido que me hacía falta.
Caminamos un par de cuadras y entramos juntos a una lencería, donde me puse a ver los variados conjuntos que se exponían y a elegir el más adecuado y el que mejor iba con mi gusto. Después de un rato –en el que noté que la joven vendedora nos observaba con curiosidad– me decidí por uno muy bonito.
–Éste, papi.
–Es muy lindo… bueno, mi amor, dáselo a la chica para que te lo envuelva.
–Esperá… hay algo más que quiero.
–¿Qué, Loli?
–Una bombachita color rosa. En algún lado aprendí que hay que empezar el año, a modo de cábala, con una bombacha rosa…

–Bueno, mi amor, elegila.
Busqué entre la gran cantidad que tenían colgada y escogí una simple pero cómoda.
El Profe pagó todo y cuando salimos, me entregó la bolsita:
–Feliz navidad, mi vida.
–¡Gracias! ¡Me encanta mi regalo!
Volvimos a casa y entre una cosa y otra, se hizo la tarde. Estábamos los dos en el comedor haciendo tiempo hasta que fuera el momento de prepararnos para ir a encontrarnos con su familia para la cena y la celebración de la nochebuena, cuando de pronto pareció recordar algo. Se puso un poco extraño y me preguntó:
–¿Vos ahora vas a salir, Loli?
–No lo tenía pensado… ¿Por qué? ¿Para qué querés que me vaya?
–Es que… es que…
–¿Qué, papi?
Abrió un cajón de su escritorio y sacó un sobre blanco. Con esa vocecita infantil que pone cuando está mimoso me dijo:
–Es que sho te compé una tadjetis y te la quedía escribir…
Sonreí con ternura y le dije que iba a salir un rato y aprovecharía para hacer algunas compras para que él tuviera tiempo de escribírmela.
Una media hora después, regresé y me encontré con que me había dejado el sobre arriba de la mesa. Decía: “para mi hermosa Princesita” y al lado había dibujado un corazón.
Cuando la abrí, me encontré con algo que me hizo emocionar mucho: era una tarjeta de esas grandotas, que en la parte delantera tenía ilustrados unos tigrecitos muy tiernos y debajo de cada imagen, una frase de amor. Era de esas tarjetas que le regalan las adolescentes enamoradas a sus novios. Mientras la leía, me lo imaginé a él, un hombre ya mayor, en una librería, eligiendo y comprando una de esas tarjetas para su noviecita y no pude menos que ir corriendo a abrazarlo.
–¡Qué hermosa tarjeta, mi amor! ¡Qué dulce todo lo que me escribiste!
¿No es mi Profe un tierno?

Lolita

10 comentarios:

  1. Mhhh-hh. Y empezaste el año con el coulotte rosa. Un buen comienzo.
    Ahora, hay que estrenarla ¬¬
    ¡Mñuaaaaacks!

    El Profesor

    ResponderEliminar
  2. De verdad, ustedes son una historia de amor puro...


    www.desdeunamenterara.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Casualmente, el otro día le dije a alguien especial la historia de la bombacha rosa, y prometió comprar una para la siguiente navidad. ¿Falta mucho? Quiero que pasen los 12 meses ya solo para eso! jaja

    ResponderEliminar
  4. Loli y profe:
    Como bien leí, han pasado una nochebuena y una navidad maravillosas, me alegro mucho porque ese era mi deseo, pero no llegué a escribirles antes.
    Quiero desearles de todo corazón, que este año que nos tiene de estreno a todos, les llegue colmado de felicidad y momentos compartidos, y siga afianzando la hermosa relación que tienen.


    Con mucho cariño, les dejo un beso y un abrazo enormes,
    Tin

    ResponderEliminar
  5. Hace un tiempo que los sigo... me llamó la atención de su blog y por eso me tome el atrevimiento de leerlos y seguirlos porque creo en el amor, mas allá de todo y a pesar de todo... y leerlos a ustedes me hace bien y muchas veces me cambia el humor y me dibuja una sonrisa, saber que a pesar de todo los finales felices no son solo lo de los cuentos me llena el corazón de esperanzas....

    Besos y Éxitos para los 2..

    ResponderEliminar
  6. Hola Loli y profe hay un meme esperandoles en mi blog, ojala pasen.

    Respecto a la bombacha jijiji se ma hace tan chistosa esa palabra, aqui les decimos bikinis, o simplemente calzoncito, en México acostumbramos a traerlas rojas para el amor o amarillas para el dinero.

    ResponderEliminar
  7. Qué linda historia! Me estoy poniendo al día con el blog...

    ResponderEliminar
  8. Me gusta el concepto de tu blog. Suerte.

    ResponderEliminar

Puedes dejar aquí tu comentario, aunque te pedimos que si lo que piensas escribir está cargado de prejuicio a causa de no haber vivido una experiencia similar a la nuestra... lo pienses dos veces.

Haremos todo lo posible para que tu comentario te sea respondido a la brevedad.

Muchas Gracias.

Lolita y El Profe