jueves, 21 de octubre de 2010

Diario de El Profesor: Me cayó la ficha



El Profesor dice: Pero Loli…
Lolita dice: Papi... ¿Vos no querés que yo duerma con vos?
Hasta esa conversación, había cambiado tantas veces mi decisión de viajar o no, que en los primeros días de ese noviembre de 2007, Loli me había preguntado: "¿Entonces otra vez estás dudando, no?"
Le expliqué, por centésima vez, que no podía evitar dudar, y que eso no era solamente con ella, sino que en muchos otros aspectos de mi vida, antes de hacer las cosas, las pienso y las pienso y las pienso, y cuando no puedo convencerme que lo que estoy haciendo es lo apropiado, cuando no sé qué hacer no hago nada y dejo que la vida haga por mí.
–El problema es que conmigo y con tu visita, ya es como la octava vez que te dejás vencer por la duda –me dijo Lolita.
–Si el sábado a la mañana que te prometí me estarás recibiendo en la terminal, es porque la vida habrá hecho por mi lo que yo dudaba en hacer –le contesté.
Cuando evoco esa época, la recuerdo como de días confusos en los que me costaba concentrarme en el trabajo y sólo pensaba en Lolita, en qué era lo que me impulsaba a viajar y en los argumentos que esgrimía conmigo mismo,
Me pregunté si después tanto tiempo de ser “papá”, me había acostumbrado a desplegar mi paternidad en mis relaciones con las mujeres, ya que, si era honesto conmigo mismo, habían tenido mucho de eso.
También llegué a creer que me había dado el viejazo-mal y me sentí un viejo verde, un desubicado que no se daba cuenta de los problemas que podía acarrear tener una relación con una adolescente y hasta me pregunté si no había dentro de mí un corruptor de menores que había estado latente dentro de mí hasta ese momento, en el que se le había dado por revelarse.
Y sí, hubo momentos en los cuales me arrepentí por haberla tratado con el afecto que desplegué con Loli, de haberle enviado aquel primer “beso con bufanda” que despertó en ella la ternura, de haberla llamado “cushita” y aunque tenía la certeza que cuando lo hice no fue pensándola como mujer –sino que era como hablarle a una de mis hijas–, me preguntaba si ese trato no era más que el despliegue de un deseo inconsciente que había estado ahí, latente, esperando el momento de darse a conocer.
Me sentí responsable por haber hablado con ella de sexo y por alimentarle las fantasías y el enamoramiento, porque no puedo negar que lo hice.
Así hasta ese último chat, cuando una vez más trataba de convencerla de que nuestro sueño no era más que eso, un sueño, porque no era y no iba a ser nunca una relación normal, y Loli me hizo esa pregunta:
Lolita dice: ¿Y qué tipo de relación más "normal" te hubiera gustado tener conmigo?
Recuerdo muy bien ese momento, haberme quedado pensativo mirando el monitor antes de responderle:



El profesor dice: Ser más joven... no sé... Poder proyectar juntos un futuro.
El Profesor dice: Pero bueno, en la vida no hay ni "hubiera" ni "hubiese" hay lo que hay. Por algo la vida me cruzó en tu camino de la manera que lo hizo y yo, sin intención de seducirte, lo hice.
Fue en ese instante que tomé consciencia de lo que había escrito y me cayó la ficha.
Me sentía culpable... y tenía miedo.
¿Miedo de qué? ¿Miedo de enamorarme?
Entonces tomé la decisión y envié este correo electrónico:


27/11/2007
Señores
HOTEL VIÑA DE ITALIA

La presente es para confirmar la reservación hecha telefónicamente en el día de ayer, para el día sábado 1º de diciembre desde aproximadamente las 10 de la mañana hasta el día domingo a las 18 horas.
Se me informó que no debo hacer ningún pago a cuenta, y sólo debo abonar al ingresar al hotel.
Les ruego me confirmen esta reservación.

Atentamente



 
El Profesor

26 comentarios:

  1. Atentamente, El Profesor.

    Y si, ya esta. Ahora, que la vida haga lo que ya habia hecho.

    Y ahi fue el, a bajar primero de aquel Urquiza que llegaria a la terminal de Cordoba.

    A ser recibido por una Lolita ansiosa. A ver.. que mas paso? Lolii quiero tu yupiiii -seguro- la transimision de todo lo que sentiste cuando fuiste informada de tal reserva, que ahora si, daria por confirmado el viaje del profe...

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Ayy Profesor, cuántas dudas estaban latentes!
    Y menos mal que tuvo ese momento de iluminación para hacer la reserva!!
    Cariños

    ResponderEliminar
  3. Ohhh, ¿ese fue el momento en que decidió viajar? ¡Qué difícil! Pero claro, ¿quién puede ver el futuro? Usted no podía ver lo que es ahora, y nadie puede ver lo que será más adelante. Y mejor así, vivamos el presente, que es lo único que tenemos.

    Cariños para los dos.

    ResponderEliminar
  4. Cami:
    La vida hizo lo que yo no atinaba a comprender, claro.
    Y acá estamos, tres años después. :)

    El Profesor
    PD: Ya va a cantar "¡Yupiiii!", Loli.

    ResponderEliminar
  5. Lady Baires:
    ¿Iluminación? Toma de conciencia, creo, que fue más jodido en ese momento. ¬¬

    El Profesor

    ResponderEliminar
  6. Marga:
    Le aseguro que era bastante más difícil que pensar: "vivamos el presente".
    Es cierto, no podía ver qué nos esperaba, pero no por eso me daba menos miedo, créame.

    El Profesor

    ResponderEliminar
  7. Muchas veces a las cosas así no hay que pensarlas tanto... a mí me pasa seguido! Cuando tengo impulsos lo mejor es dejarlos salir y no reprimirlos contaminando mi mente con las causas y las consecuencias porque siempre me termino arrepintiendo!

    ResponderEliminar
  8. Naaah, me encantó MAL esta entrada!! Muy linda Profe, de verdad!! :)

    ResponderEliminar
  9. ¿No llegó mi comentario?
    Entonces lo vuelvo a decir:
    ¡¡Me encantó esta entrada Profe!!
    ¿Sabe por qué? Porque yo soy la reina de buscar motivos para no enamorarme (como la peli)

    ResponderEliminar
  10. Profeee que momentoooo,dio el gran paso,pero creo en sus palabras cuando dice lo mucho que le costo,existen muchas cosas de por medio...pero bien que las pasó por amor a Loli.
    Esa reservacion resultó ser trascendental,en sus vidas...
    Un beso enorme!!

    ResponderEliminar
  11. ¡Profe! Me imagino el remolino de ideas en su cabeza, qué difícil. Pero veo que no se arrepintió de la decisión que la vida tomó por usted ;)

    Un beso!

    ResponderEliminar
  12. Cuando hablaba de que 'el amor no es más fuerte y no puede contra nada' hablaba de una historia mia sin remedio ni salida. Estoy segura de que el amor existe, pero mi amor con él ya no existe, no es fuerte ni puede luchar más. Son más de cuatro años de lucha, y ya estamos hartos. O por lo menos yo.
    Pero que no se me malinterprete, tal vez fui mal escritora. No estuvo bien generalizar el amor.
    Es muy linda su historia, y voy a seguir leyéndola.
    Un saludo y gracias por su comentario.

    ResponderEliminar
  13. AntOch:
    Es cierto, es cierto. Pero le aseguro que en ese momento, no me era nada fácil separar lo que pensaba de lo que sentía.

    El Profesor

    ResponderEliminar
  14. LaGranDiosa:
    Gracias, GranDiosa. Saber que a otro le sucede lo mismo que a uno, hace que nos comprendamos más, ¿no?

    El Profesor
    PD: Dejo los dos, por la aclaración. :)

    ResponderEliminar
  15. Nerea:
    ¡Y cuánto me costó! Y si hasta entonces el problema era decidirme, no tenía ni idea de lo que nos esperaba. Pero sí, ese correo es un símbolo, porque a partir de ahí, como dijo César: alea jacta est.

    El Profesor

    ResponderEliminar
  16. Paula:
    ¿Remolino? ¡Un huracán, vea! Hoy, visto en perspectiva, tal como dice usted, veo que fue para bien. Y no, no me arrepiento de haberlo hecho. :)

    El Profesor

    ResponderEliminar
  17. La chica que nadie...:
    De alguna manera, tanto Lolita como yo, sentíamos lo mismo que usted ahora, ¿ve?
    Pero bueno, tal como se lo escribí en su blog, los sentimientos pueden cambiar las cosas. No se sienta mal y no deje de soñar y verá.
    Gracias por su comentario.

    El Profesor

    ResponderEliminar
  18. Media Verónica:
    No tiene porqué darlas, Media Verónica. Recuerde que el consuelo, aunque duela, llega.

    El Profesor

    ResponderEliminar
  19. Hola! te dejo la dirección de mi blog, arranqué hoy, cuando puedas date una vuelta,

    http://sabrina-eremita.blogspot.com/

    Un beso grande

    ResponderEliminar
  20. El amor de las mujeres se reparte en cada uno de los huesos de los hombres; nos hacen volar , mas siempre terminamos traicionados por sus mismas aspiraciones y por el poder que depositamos en ellas.


    tanto amor por todas partes.



    y tan pocos corazones que lo aguanten.

    buen blog, me gustó la película. Creo que la vi hace unos cutro años, puede que más, no lo recuerdo.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  21. Sabrina:
    Gracias por el comentario y por la invitación.
    Nos daremos una vuelta. :)

    El Profesor

    ResponderEliminar
  22. Polux:
    No siempre, Polux, no siempre.
    Y si así fuera... ¿qué remedio sino disfrutarlo mientras dura el amor?
    Así es la vida, al fin y al cabo.

    El Profesor

    ResponderEliminar
  23. Creo que tampoco se guardó mi comentario,pero a ver:
    Aunque uno sepa de antemano lo que hay detrás de una puerta,el miedo es el miedo y llega en cualquier momento.

    Si no te toca,ni aunque te pongas;cuando te toca,ni aunque te quites.

    Besos a ambos

    ResponderEliminar
  24. Profe, vio que algunas veces, hay palabras o charlas que hacen que nos caiga la ficha, o que aceptemos lo que no queremos ver... o sentir.
    Me siento en un término medio, jajajajaa!!!
    Entiendo a Loli porque fui una adolescente centrada hasta que amé con mente, alma y cuerpo.
    Lo entiendo a Ud porque ya soy adulta y pienso, pienso y pienso mucho antes de dar un paso que no me cierra demasiado.

    En fin, no veo el momento de leer el "yuuuupiiii" (como dice Cami, jajajajaa) de Lolis!!!

    Besos ahijadito!!!

    Que pase un lindo finde!!!

    ResponderEliminar
  25. No había leido el comentario que dejó en una entrada que me describía a mí misma. Creo que no estuvo bueno que me analice como si fuera yo una incoherente. Me tildó de contradictoria, de leer a alguien que escribe mal (solo porque a usted no le gusta). Yo voy a la cancha y sin embargo no tiro ningun papel al piso. Lo que hagan los otros hinchas escapa a mi persona. Lamentablemente no puedo ir por el mundo cambiando a toda la gente.
    Le digo esto de la mejor manera porque usted no me conoce como realmente soy y se puso a analizar eso que estaba ahi escrito. Y creo que yo, a pesar de ser desconfiada, no soy prejuiciosa. Y nunca lo juzgué a usted por las cosas que escribe.
    Todo esto en buenos terminos, solo para aclararle que no me gustó que haya analizado cada caracteristica de mi persona como si usted fuera un ser supremo sin defectos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Puedes dejar aquí tu comentario, aunque te pedimos que si lo que piensas escribir está cargado de prejuicio a causa de no haber vivido una experiencia similar a la nuestra... lo pienses dos veces.

Haremos todo lo posible para que tu comentario te sea respondido a la brevedad.

Muchas Gracias.

Lolita y El Profe