viernes, 1 de mayo de 2009

¿Efectivo o con tarjeta?

Ayer, entre una cosa y otra, no pudimos dedicarnos a escribir ningún post y sólo nos dimos una vueltita para agradecer los comentarios. Me imagino que podrán comprender que existe una considerable cantidad de actividades que nos mantuvieron lejos del teclado. Entre ellas, ir al cine. “Loca por las compras” –la anterior película que vimos juntos, el último día de nuestras mini-vacaciones–, no es el tipo de filmes que solemos elegir. A tal punto nos resultó intrascendente, que ambos nos dormimos una buena parte de la función.
Pero el tema de la película en sí, queda para otro momento.
El tema es que cuando salimos del cine le pedí que me acompañara a mirar vidrieras (vine dispuesta a comprarme algo para el invierno), y nos caminamos como diez cuadras de negocio tras negocio sin que yo encontrara nada que me hiciera “¡Plin!”. Resignada a no poder comprar ni siquiera un jean para la temporada invernal.
En dos o tres vidrieras el Profe –ya un poco cansado después de haberse levantado a las cinco de la mañana para esperarme en la terminal–, me hizo la misma pregunta:
–Pero Lolis... ¿Qué es lo que estás buscando?
–Algo que me haga “¡Plin!”.
–Ah, claro. “Plin”.Añadir imagen
–Sep...
Y seguimos caminando en la soleada y fresca tarde del último día de abril hasta que el Profe, de pronto, se detuvo frente al local.

En la vidriera de la ropa de mujer, estaba esperándome y, cuando lo ví, sentí que me llamaba, y me decía que estaba ahí, aguardando que yo llegara.
–¿Ves, Papi? –le dije, tomándolo de la mano, y señalando la vidriera–. Ese suéter, esa camisa... ese otro suéter... todos me hacen “¡Plin!”
El profe miró el escaparate y después a mí. Sonrió, con esa mirada mansa y tierna que tiene.
–Loli... ¿A vos te gusta esta ropa?
–Shi... –dije, sin mirarlo, con la vista fija en todos los “Plin” que había en la vidriera–. ¿Por qué?
–Porque de esta casa el suéter de rombitos que a vos te gusta.
–Ah... será por eso que me gusta.
–Vení, dale –dijo, abrió la puerta y entramos.
–Buenas tardes –el Profe saludó al encargado del local, que le sonrió.
–¿Cómo está, señor? ¿Cómo fue la camisa? –le contestó el muchacho, como si tuviera la capacidad de recordar a cada uno de sus clientes y lo último que compraron.
–Estupenda...
–¿Y qué anda buscando hoy? ¿Camisas? ¿Los cardigan?
–No, no. Hoy nada para mí, sino para mi... nieta –le contestó el Profe y me guiñó un ojo.
–Ah... tenemos...
–No, m´ hijo, déjela... ella ya sabe lo que quiere...
–Ah, su nieta es como usted, cuando entran, ya saben lo que buscan.
–Ahá... Sabe lo que quiere. Mostrale al señor, mi vida –me dijo, y brillaban sus ojitos pícaros.
En síntesis, terminé eligiendo el modelo de cachemira con guarda, cuello alto y cierre y otro escote en V con rombos, aunque en colores pastel.
–¿Y, mi niña?
–Me gustan los dos abu... –le contesté, siguiéndole el tren.
–Entonces ¿los envuelvo los dos? –dijo el encargado, más rápido que un avestruz corriendo.
–No, abu... dejá, me llevo uno.
–Vamos... cómpreselos. Seguro que es una alumna aplicada –argumentó el joven ávido de ventas, y después, dirigiéndose a mí, sugirió: –Decile que le prometés sacarte buenas notas este año... –sugirió el joven.
–Mi niña ya tiene las mejores notas, muchacho –le contestó el Profe, ufano.
–Entonces prometele que vas a hacer algo especial –insistió el muchacho, que a toda costa quería que yo me llevara las dos prendas.
–Usted no tiene idea de las cosas especiales que es capaz de hacerle al abuelo esta niña –le contestó el Profe.
–Ah, claro, jaja. ¿Efectivo o con tarjeta?

Lolita

15 comentarios:

  1. Jajajaja!!!
    Ay Lolis, me dio risa pero a la vez, eso de no poder decir al mundo que son pareja...
    El abu... la nieta...
    No se por qué me imagino las cosas especiales que hiciste, jajaja!!!!
    Te mando un besote enorme, ahijadita especial!!
    Y un abrazo al Profe!!

    ResponderEliminar
  2. Mis saludos y agradecimiento por la visita a mi blog.
    Me gusta el escrito, es fresco, natural, consigue hacerte partícipe. Espero que disfrutaras mucho tus compras. Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Y como quedo puesta la "Pilcha"....
    Me imagino Loli que le agradeciste al "Abu"...
    1 abrazo a ambos

    ResponderEliminar
  4. Ya tienes profesor y dos pilchas. Qué más se puede pedir?.

    Sinceramente no me parece lo del término "abuelo". Aunque lo usen como defensa. "Amigo" creo que distorsiona menos las cosas. Al fin y al cabo. Si no eres menor de edad no hay delito, y si no hay delito defiendan la dicha que viven.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. genial el comentario del profe :)

    ResponderEliminar
  6. Que dificil es salir de compras, soy igual que vos Loli busco algo qeu me haga PLIN!!!
    Y que lindo es cuando lo encontras !!!!
    Besos a ambos !!

    ResponderEliminar
  7. pillos!
    te entiendo con la ropa lolita, yo necesito que me haga PLIN! jaja
    saludos la pareja más linda de los blogs

    ResponderEliminar
  8. Cherry:
    Gracias!

    Paula:
    No es que nos de verguenza... es que el chiste es jugar y que nadie sepa la verdad.. Jijiji!
    Shiii hice muchas cosas... :)
    Un beso enorme mi querida madrina!
    Te adoroooo

    Eterna aprendiz:
    Gracias por el elogio.
    Efectivamente disfruté las compras porque no sólo me divertí, sino que me gané dos hermosas prendas para el invierno!

    El viejo @gustín:
    El abu se llevó su agradecimiento especial, y la ropita me quedó hermosa!!! Los dos contentos! Ji, ji.

    Anhele:
    Estoy agradecida. No deseo nada más. Ropita y papi es suficiente. :)
    Con respecto a la otra parte del comentario, me parece bien pero te cuento que lo de abuelo no es porque tengamos verguenza sino porque nos gusta jugar y divertirnos para ver las reacciones y las caras de la gente.
    De hecho, mi papi me presentó a un par de personas como su "noviecita".

    Flora:
    Mi profe es un divino. Es muy ocurrente!
    Para conocerlo un poquito más, date una vueltita por nuestro otro blog.. el último post.

    Cris:
    Como afortunadamente mi profe entiende de ropa y tiene buen gusto, a su lado es más sencillo encontrar buenas prendas y quedar conforme con la compra.

    Cl:
    Gracias por el elogio.
    El profe y yo nos pusimos colorados... :)



    Mi agradecimiento a todos los que dejaron su comentario.

    Besitos


    Lolita

    ResponderEliminar
  9. al final los prejuiciosos ante los demás son ustedes...porque andar mintiendo, simulando, ser nieta-abuelo, sobrina, tio, etc...si no viven de los demás y sus comentarios...a mi me resulta hasta mas divetido ver como la gente se espanta y horroriza por la diferencia de edad, o cuando discriminan por color, o una linda con un feo, etc,,,hay muchos prejuicios...

    besos.

    ResponderEliminar
  10. este bog está dedicado a la historia de amor de un profesor y lolita??
    *.*

    ResponderEliminar
  11. Muy divertido el jueguito. En cuanto a si efectivo o tarjeta a juzgar por la marca de seguro que fue tarjeta.

    Besis por dos.:-)

    ResponderEliminar
  12. Estefanía:
    A nosotros nos divierten las dos situaciones: El hecho de que se espanten es agradable, pero el que se queden con la intriga es bastante entretenido también. El profe y yo alternamos, para no aburrirnos, claro.

    Alicia en el país:
    Lea el título, algunos post y saque sus propias conclusiones. Si luego de eso le quedan dudas, yo se las aclaro.

    Adrianina:
    La verdad, no. El profe no usa tarjeta, así que entregó al vendedor unos cuantos billetitos. (Así como no usa tarjeta tampoco usa celular, auto y odia el fútbol)

    Mis saludos a todos los que dejaron sus comentarios.


    Lolita

    ResponderEliminar
  13. Efectivamente...

    (jejeje)

    Besos al contado y sin contar

    ResponderEliminar
  14. jaja, nieta ?
    que locura linda, jaja

    ResponderEliminar

Puedes dejar aquí tu comentario, aunque te pedimos que si lo que piensas escribir está cargado de prejuicio a causa de no haber vivido una experiencia similar a la nuestra... lo pienses dos veces.

Haremos todo lo posible para que tu comentario te sea respondido a la brevedad.

Muchas Gracias.

Lolita y El Profe