jueves, 26 de febrero de 2009

Mi mejor maestro

Desde que lo conocí, mi querido Profesor se responsabilizó de mi educación y se encargó de darme unas cuantas lecciones importantes.
Me enseñó que el amor cuesta, pero que es justo que cueste porque así uno lo valora más.
Me reveló que hacer el amor es un arte y produce un placer indescriptible y que cuando se comparten las caricias con la persona que amamos y que nos provoca las más gratas sensaciones, se transforma en regocijo de los sentidos y una caricia para el espíritu.
Me hizo notar que las mujeres que tienen el labio inferior un poquito más grueso que el superior son las más sensuales (¡Yo estoy en esta categoría!) y que la palabra “hembrita” es una hermosa manera de llamar a una mujer.
Me explicó que los hombres pueden amar mucho aunque no lo manifiesten a cada momento y que querer de verdad al otro no es repetirlo a cada rato, sino que tiene que ver con cuidarlo, protegerlo, darle lo mejor de sí y no tenerlo para satisfacer deseos egoístas.
Me instruyó en cómo disfrutar del sexo, del descubrimiento del otro y de uno mismo, de la unión... ¡sin necesidad de consultar el Kama Sutra!
¡Me enseñó tantas cosas!
De él aprendí cómo usar los cubiertos correctamente, cómo se toma una taza para no correr peligro de que se caiga y... cómo hay que disimular para que la dejen a una entrar a un hotel alojamiento, siendo aún menor de edad.
Me instruí en cómo caminar con más elegancia y a pararme más derechita, a usar perfumes franceses y a ponerme apenas una rociada en ciertos lugares estratégicos de mi cuerpo, porque son muy persistentes y los demás lo perciben, aunque una no se lo huela.
Descubrí que tener “sexo oral” en realidad no era “hablar de sexo”, como yo creía. Que después de haber tenido relaciones no se me iban a ensanchar las caderas (como me había jurado y perjurado una amiga compañera del colegio). Y que los espermatozoides no “trepan” por las sábanas buscándome, como yo imaginaba, porque así me lo hicieron creer.
De él asimilé la firmeza de carácter, el valor de la generosidad, el mejor modo de enfrentar las situaciones y la importancia de ganarse el respeto de los demás y el afecto de quienes nos interesan.
Él me ayudó a comprender que más divertido que reírse de los demás, es reírse de uno mismo y de las pequeñas vicisitudes cotidianas, y que la autoestima es uno de los bienes más importantes que podemos conseguir para una vida más digna.
Con él desarrollé el gusto por la buena ropa, los accesorios femeninos, la paella de mariscos, los objetos finos, los detalles delicados, el placer del buen sexo cuando se practica con pasión y el probar y experimentar todo lo de nuevo y maravilloso que nos depara la vida.

Lolita.

Foto: © Michael Tarasov


20 comentarios:

  1. Tan importante o más que el talento del maestro es la buena disposición del alumno... túa has de haber puesto mucho de tu parte, Lolita.

    ResponderEliminar
  2. La verdad que soy 0 prejuiciosa, por mi que cada uno haga lo que mejor le parezaca. Pero se me revuelve el estomago de solo pensar que algun dia mi hija se enamore de un viejo pervertido como vos. Lo tuyo lo entiendo, la calentura y las hormonas en la adolescencia son inevitables. Pero un señor de esa edad tiene que ser muy hijo de puta para arruinarle la vida de esa manera a una pendeja que obviamente no sabe nada .

    Obviamente este blog es una gran mentira, hay que tener muy poco cerebro para creerse esta historia. Pero ojo, podes influenciar a cualquier pendeja a que salga a buscar a un tipo mayor porque se cree todo este cuento de que el principe azul, cuando en realidad lo unico azul que tiene el profesor son las 15 pastillitas de viagra que se debe clavar al dia para tener contenta a la nena. A este ritmo lo dejas seco en un año, pobre tipo, el corazon no esta para estos trotes nena. Y si llega a resistir en 5 años cuando salgas de la facu lo pasas a ver al geriatrico.

    Que triste todo esto por favor, que cuento mas desagradable

    ResponderEliminar
  3. oh... aprendiste mucho conél, y lo q vas ha aprender! ya veras... es bonito el amor si es real, aunq aveces los demas lo pongan dificil y pongan muchas trabas

    Besitos nena

    ResponderEliminar
  4. bueno... esq en todos los amores se aprende algo
    besitos

    ResponderEliminar
  5. No tengas dudas que si muchas mujeres dejaran de creer que saliendo con pendejos inmaduros por el hecho de pensar que dirán en la calle ,sus vidas serían diferentes.Hoy la mayoría de las jovencitas piensan que en un abrir y cerrar de ojos se las saben todas, tu ejemplo sería digno de imitar para quienes después pagan sus errores por ignorancia y perjuicios de sociedad inmadura,besos.

    ResponderEliminar
  6. Que buen blog, te felicito, muy pero muy bueno...el sueño de mi vida es tener una novia que se llame lola, siempre lo quise no se porque

    ResponderEliminar
  7. Cunata cachondeada!! muy bueno...ya mismo me anoto para dar clases de algo en una secundaria en La Plata a ver si ligo alguno lolita.

    ResponderEliminar
  8. Señora anónima...
    En primer lugar debo decirle que la historia no es ningún cuento ni fantasía. Es real.
    Por otra parte... ¿Usted se declara cero prejuiciosa y habla de ese modo? ¿Le parece manera de expresarse? Me apena su hija, con semejante modelo de madre!
    Imagino que usted habla así porque debe estar frustrada de no haber conocido el verdadero amor. Lo siento señora. Siento de verdad que sea tan vulgar para expresarse y que aún no comprenda la magia del amor.

    Lolita

    ResponderEliminar
  9. No caben dudas que el Profesor es un gran maestro de la vida.
    (aunque yo creo que el sexo oral es también conversarlo... pero obbviamente que prefiero lo otro)
    Besos aprendidos

    ResponderEliminar
  10. Lolita, hermosa niña!!
    Amiga mía, otra vez aca estoy, de fierro, no hagas caso a esa frustrada. No vio acaso el cartel que dice a los menores que se retiren?
    O el de los comentarios?
    No entiendo, si no les gusta, que no lean.
    Ahora, continuando con esa hermosa manera de describir tu AMOR con el profe, te digo que estás aprendiendo muy bien. Que el sexo con amor es grandioso, y cuando no lo hay, debe ser igual respetandose. Que el perfume en esas zonas erogenas producen locuras en los hombres, aunque eso ya lo sabes, jaja.
    Me causa ternura tu amor, tu historia y sos fantastica.
    Te dejo muchos besos amistosos!!!! :)

    ResponderEliminar
  11. Señora Anónimo:
    A ver, veamos su discurso: "La verdad que soy 0 prejuiciosa, por mi que cada uno haga lo que mejor le parezaca. Pero se me revuelve el estomago de solo pensar que algun dia mi hija se enamore de un viejo pervertido como vos."
    Como es de esperar en individuos de su calaña, además de cobarde, se contradice usted. ¿No es que usted es "cero prejuiciosa"? ¿Nos conoce usted? ¿Cómo sabe que soy un "viejo pervertido"? No. Nos conoce... de modo que...
    "Lo tuyo lo entiendo, la calentura y las hormonas en la adolescencia son inevitables. Pero un señor de esa edad tiene que ser muy hijo de puta para arruinarle la vida de esa manera a una pendeja que obviamente no sabe nada."
    Al expresar que la actitud de Lolita se debe a la calentura y a las hormonas de la adolescencia, ya está haciendo un prejuicio.
    Ya no digamos cuando dice que le estoy arruinando la vida "a una pendeja que obviamente no sabe nada". ¿Y cómo sabe usted que Lolita no sabe nada? Si no es prejuiciosa, ¿cómo la califica de "pendeja"?
    Dejo de lado a mi persona, puesto que estoy seguro que no soy lo que usted me atribuye.
    Pero sigamos con su discurso: "Obviamente este blog es una gran mentira, hay que tener muy poco cerebro para creerse esta historia." Ahí, Señora Anónimo, está haciendo un juicio de valor ("poco cerebro") acerca de quienes leen este blog. ¿No es que usted no era prejuiciosa?
    "Pero ojo, podes influenciar a cualquier pendeja a que salga a buscar a un tipo mayor porque se cree todo este cuento de que el principe azul, cuando en realidad lo unico azul que tiene el profesor son las 15 pastillitas de viagra que se debe clavar al dia para tener contenta a la nena." Ajá: nuevamente varios prejuicios: ¿cómo sabe que va a infuenciar a alguien? ¿Está usted segura que quien lea este blog va a creer en el "Príncipe Azul"? ¿Y las 15 pastillitas de Viagra? ¿Eso no es un prejuicio? A todo ésto... ¿No será que su marido, si es que lo tiene, necesita todas esas pastillitas para poder hacer algo con usted? Además, señora, si un hombre se toma quince pastillas de viagra, es muy posible que quede seco en el acto. ¿Y usted dice que no es prejuiciosa?
    Sigamos: "A este ritmo lo dejas seco en un año, pobre tipo, el corazon no esta para estos trotes nena." Ah, ¿usted me da un año de vida? ¿Y cómo sabe que aún no ha pasado un año? ¿No será un prejuicio?
    "Y si llega a resistir en 5 años cuando salgas de la facu lo pasas a ver al geriatrico." ¡Ah! El deseo oculto suyo. Que en cinco años Lolita me tenga que visitar en el geriátrico. Claro.
    Señor/a Anónimo: Es muy probable que con padres/madres como usted, su hija (si es que la tiene) terminen con un "viejo pervertido" como yo. ¿Sabe por qué? Por sus prejuicios. Porque los chicos no hacen lo que los padres dicen, sino lo que los padres hacen. A menos que... lo que hagan los padres sea TAN destructivo, que hagan exactamente lo contrario.
    La verdad, no le envidio el lado de la cama a su marido, si es que lo tiene. Y no le envidio sus sueños y sus fantasías de usted (que las tiene, seguro), porque deben oler a corrupción, a podrido.
    Sólo gente prejuiciosa, cobarde, artera, grosera y pervertida (sí, usted es una pervertida en el sentido estricto de la palabra), es capaz de ver lo que ve usted acá.
    Porque si fuera lo contrario, no lo vería, señora. Sé llama "espejo" en psicoanálisis. O llámelo "proyección", como quiera.
    Como verá, tanto Lolita como yo, tenemos el coraje de dejar su comentario y no le borramos el mensaje.

    El Profesor
    PD: Gracias, Sra Angel. ¿Sabe usted? Gentuza como ésta es la que hace que estemos como estamos.

    ResponderEliminar
  12. Don Koala:
    No se crea eso de la "oligarquía animal", y no lo sea.
    ¿Llama usted a este blog "cachondeada"?
    ¿Tiene usted problemas de lecto-comprensión?
    Mire, anótese en lo que quiera en La Plata... pero no creo que tenga alumnos... y menos alumnas si persiste en esa actitud.

    El Profesor

    ResponderEliminar
  13. Lolis y Profe, 100% de su lado. Qué les pasa a los tilingos/as y retardados? Una cosa es enamorarse de alguien menor que uno y otra es querer meterse de profesor para levantar minas, ahi si rogá flaco no ser profesor de mi hija porque te capo. Y la señora Prejuiciosa, bueno...debe hacer bastante que no le ve la cara a Dios, ups, yo tampoco se la veo pero al menos la recuerdo y eso hace que me alegre por los demás, jajaja.

    Lolis, qué ternura lo que escribiste. Te imaginaba aprendiendo a caminar como una mujer, a sentirte como una mujer. El profe te enseñó cosas muy buenas, porque se basó en el amor. Lo que lo guió fue su corazón.
    Muy bien por ambos!!!!
    Los banco a full!!!!!!
    Besos!!!!!

    ResponderEliminar
  14. Estimada Lolita, a vos no te contesto porqué sigo sosteniendo que sos una pendeja guiada por las hormonas (y no es perjuicio sino que es deducción de lo que se lee en el blog: tenés 16 años!).

    Le voy a contestar al “profesor”, que se tomó la molestia de contestarme, lo cual sinceramente me parece loable.

    1) No creo en la veracidad de esta historia. Escribo “como si” fuera cierta. Voy a manejarme como si comentara una película, de Adrian Lyne por ejemplo. Como ficción que es este blog me parece fantástico, por eso lo leo. Solo temo que influencie para mal a algún joven. Se que esta dirigido a mayores de 18 años, lo cual es una falacia ya que uno de los coautores tiene 16.

    2) No soy prejuiciosa, si me conociera se daría cuenta. Pero me manejo dentro de parámetros normales, es decir, por mi que cada uno haga lo que quiera, lo cual no implica que me parezca bien la pedofilia, las violaciones, los asesinatos, etc. Es decir que considero que esta perfecto que cada uno viva su vida y su sexualidad como mejor lo sienta, pero siempre sin afectar a otras personas. Y considero que un señor de pasados los 50 años que se acuesta y lleva adelante una relación de pareja con una nena de 16 años la esta afectando seriamente para el resto de su vida. Para usted debe ser bárbaro, para ella también. No niego la felicidad de Lolita ahora. Pero piense dentro de unos años. No es que yo le desee el geriátrico, solo hago alusión a una posibilidad mas que posible, teniendo en cuenta su edad y el ritmo de vida que lleva ( tabaco, viagra, vamos, no lo niegue!) Y aun si no lo fuera, cuanto tiempo mas va a pasar hasta que la edad haga estragos en su cuerpo y en su mente? O es acaso usted un ser de otro planeta? Los seres humanos tenemos un reloj biológico, el de Lolita esta marcando sus primeras horas, el suyo ya paso unas cuantas.
    3) Hasta podría llegar a aceptar que se hayan conocido, que se hayan gustado, que se hayan encamado (aunque seamos serios profesor, cuando Lolita le dijo su edad, no le dio vergüenza???). Pero como pudo permitir que ella se enamore de usted. Esta condenándola irremediablemente a una relación sin futuro. No podrán tener hijos, o si cometieran la locura de embarazarse su hijo con ella tendría a su padre vivo por cuanto, 20 años en el mejor de los casos ?.

    No sigo exponiendo más motivos, si es usted una persona racional debe saberlos de sobra. Pero la verdad es que me parece muy fea su actitud, usted esta de vuelta, que mas quiere que carne fresca en la cama y una espíritu joven de compañía. Pero piense en como esta afectando la psiquis de alguien que al conocerlo a usted era una niña (eso lo dice el blog) y luego de haber pasado por usted es una mujer. Que clase de mujer me pregunto yo? Y la dependencia emocional que ella dice experimentar para con su persona? Explíquele la finitud de la vida, ya que le enseño tantas cosas enséñele también a ser independiente, muéstrele que existe un futuro en el que usted ya no va a estar y ella si ( salvo que piense vivir 130 años) y que debe ser feliz igual.

    Ahhh y le pido que si me contesta lo haga aludiendo a su persona y no a la mía. Cuando decida hacerme un blog se lo paso y ahí si tiene rienda suelta para comentar sobre lo que yo escribo. Como adelanto le aclaro que no soy una vieja pacata, tengo 24 años, un marido de 32 y una hija de 2.

    Gracias otra vez por el espacio para expresarme. Y por contestarme también.

    Sol

    ResponderEliminar
  15. Gracias, Paula.
    ¿No le resulta llamativo que los comentarios más virulentos provengan de "anónimos" que dicen ser mujeres?
    Algo pasa en esta sociedad, que provoca ésto, ¿no le parece?
    Es cierto que hay muchos "vejetes" buscando "Lolitas" para hacerse la ilusión de que vuelven a ser jóvenes. Ahí lo tiene, por ejemplo, a Macri padre. Sí, el "papito" del jefe del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
    Claro... él tiene la American Express y la chequera. Eso, marca la diferencia porque "pertenecer tiene sus privilegios".
    Ahora... hay que sentirse muy íntegro para depositar todos los sentimientos en una mujercita que podría ser la nieta de uno. No crea que no lo pienso...
    Gracias por el aguante.
    Mis respetos

    El Profesor
    PD: Lolis está haciendo noni-noni

    ResponderEliminar
  16. Señora Sol (si es que se llama usted así):

    ¿Cómo sabe que yo no le dije a Lolita todo lo que usted presupone que yo no le dije?
    Sigue siendo prejuiciosa.
    ¿Quién le dijo que Lolita tiene hoy 16 años?
    ¿Quién le dijo que no hablé de todo eso que menciona usted con ella?
    ¿Quién le dijo que está usted, detrás de su anonimato, habilitada para comentar?
    Es de esperarse.
    Pertenece usted a una generación de híbridos que nosotros, por ser permisivos (para no repetir historia), permitimos.
    Como sea, no pienso discutir.
    Piense usted lo que quiera. Si no le gusta, no entre y váyase a otro blog.
    Aquí no la llamamos, ni le pedimos que lea si no le gusta.
    A partir de ahora, señora Sol-o-como-se-llame, la casa se reserva el derecho de admisión. ¿Sabe lo que eso significa?
    ¿Sabe por qué tomamos esta determinación?
    No porque nosotros tengamos algo contra los comentarios de gentes como usted. Nos tiene sin cuidado.
    Pero es que quienes leen, no tienen porqué aguantarla.

    El Profesor

    ResponderEliminar
  17. Por cierto... se me olvidaba
    Además de parecer una joven pacata, tiene usted la costumbre adquirida de los de su generación (el prejuicio). ¿Por qué no se toma el trabajo de leer todos los post de Lolita?
    Quizás le revelen algo de lo que hemos hablado, ella y yo.
    Y hágame el favor de no menospreciarla, porque le aseguro que es mucho más mujer, adulta, sensata y, por lo que veo, inteligente que usted.
    Y esto, lo digo basándome en sus escritos. Porque cuando uno escribe, el inconsciente se revela. ¿Lo sabía?
    Vaya, hágame el favor, y léase todos los post que escribió Lolita, quizás pueda aprender algo de la vida.

    El Profesor

    ResponderEliminar
  18. Desde luego profesor ha estado genial.
    Como puede una persona escudarse en el anonimato, y decir todas las burradas que dice?
    El amor viene cuando menos te lo esperas, y de quien menos te lo esperas. Y no por eso tenemos por que renunciar.
    Si Lolita vá a durar mas tiempo que el profesor, tambien hay parejas en que uno de los dos se vá mucho antes que el otro, y no por eso se destroza su vida. Y todo lo que han vivído? eso no tiene valor?

    Me encanta vuestra relacion profesor, y estoy segura que Lolita se está haciendo una gran mujer a tu lado.

    Un abrazo a los dos.

    ResponderEliminar
  19. Gracias, Yaiza.
    No se haga mala sangre por ese comentario de la señora "Sol" (así dice llamarse por correo electrónico). Prejuiciosos que dicen no serlo, en este mundo, sobran.
    Lo peor es que ni se dan cuenta que lo son, para asumirlo y prejuzgar a sabiendas.
    Y eso que menciona usted, que hay parejas en las que el más joven se va antes... fue una de las razones que me dio Lolita cuando le hablé de que por la diferencia de edad, yo me iba a marchar mientras ella todavía era joven. Me tapó la boca con esta pregunta: "¿Y cómo sabés que no me voy a morir primero yo?"
    ¿Qué se puede contestar?
    Nada.
    Otra vez gracias por su comentario, sus deseos y sus halagos.
    Mis respetos,

    El Profesor

    ResponderEliminar

Puedes dejar aquí tu comentario, aunque te pedimos que si lo que piensas escribir está cargado de prejuicio a causa de no haber vivido una experiencia similar a la nuestra... lo pienses dos veces.

Haremos todo lo posible para que tu comentario te sea respondido a la brevedad.

Muchas Gracias.

Lolita y El Profe