jueves, 22 de enero de 2009

Lolita bien instruida

Me enseña, me muestra, me educa.
Me guía por los senderos del amor,
del placer, del encuentro, de la pasión.

Me conduce, me transporta a otra dimensión,
Me forma, perfecciona mi técnica, me da lecciones
acerca de la vida, la pareja, el amor, el sexo.

Me ilustra acerca del qué, el cómo, el cuándo.
Me dice lo que necesito saber.
Me cuenta de su experiencia y me la demuestra con sus actos.

Me explica por qué sucede eso, por qué yo siento esto, por qué a él le pasa aquello...
Me prepara para el amor y el torrente de sensaciones y emociones que se experimentan al practicarlo.
Me despliega todas sus habilidades adquiridas durante años, para que mi cuerpo disfrute.
Me regala más de medio siglo de práctica en un sólo momento mágico.
Me provoca maravillas, me altera los sentidos.
Me hace estremecer, me enloquece.
Me emociona, me pierde, me desata.
Me genera gozo, placer, sensaciones fuertes.

Y yo... Yo lo dejo hacer. Simplemente lo miro mientras suspiro, casi sin aliento, cuando me llama "Frutillita" y le permito continuar...

Lolita

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar aquí tu comentario, aunque te pedimos que si lo que piensas escribir está cargado de prejuicio a causa de no haber vivido una experiencia similar a la nuestra... lo pienses dos veces.

Haremos todo lo posible para que tu comentario te sea respondido a la brevedad.

Muchas Gracias.

Lolita y El Profe