miércoles, 28 de enero de 2009

Seduciendo a mi profe

Me rocojo el cabello en una cola alta de caballo.
Me pongo unos shorts blancos y ajustados que le provocan suspiros.
Cruzo una pierna sobre la otra cuando llevo puesta una pollera corta de jean para que se sienta tentado de acariciar mis muslos.
Dejo que me observe, encantado, cuando me pongo labial rojo y rubor en las mejillas.
Hago globitos cuando mastico chicle, porque sé que le resulta simpático.
Hago ruido cuando camino con mis sandalas de taco porque eso me hace más femenina y sé que a él le gusta.
Lo miro con una sonrisa pícara y ojitos traviesos cuando quiero que me mime y me haga unas caricias más íntimas.
Bajo la mirada y juego con mis pestañas cuando necesito que haga algo por mí. En síntesis: le hago una caída de ojos que lo derrite.
Me pongo frente a él y lo abrazo por detrás del cuello cuando quiero que me bese en los labios.
Me río, turbada y como si fuera una nena sorprendida en una travesura, cuando se adelanta a mis actos y adivina mis intenciones.
Seduzco a mi hombre mayor todo el tiempo. Ser Lolita es todo un desafío, aunque es más natural y espontáneo para quienes nacimos con ese don.
Y me gusta hacerlo.
Necesito conquistarlo cada día. Quiero que le ocurra lo que a mí, que cada amanecer me sorprende aún más enamorada que ayer.

Sé que él adora mis intentos de parecer mayor, mis expresiones de niña y mis instintos de mujer. Sé que enloquece ante mis demostraciones de sensualidad, ante mis sonrisas picaronas y mis ocurrentes travesuras.
Sé que delira ante mis exhibiciones de renovada pasión, mi frenesí de adolescente enamorada y mis destrezas que aprendí con él.
Percibo que se emociona con las sorpresas que le preparo, con los besos que abandono en sus labios y con mis confesiones profundas de amor en las noches de desvelo.
Me doy cuenta que queda azorado y enternecido cuando despliego todos mis encantos, cuando lo miro entre seductora y traviesa o cuando le prodigo algunas de esas caricias extremadamente provocativas.
En fin, ahora que lo pienso bien, no es tan complicado seducir a mi amor.

Lolita

Foto: Stanislav Luchaninov

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar aquí tu comentario, aunque te pedimos que si lo que piensas escribir está cargado de prejuicio a causa de no haber vivido una experiencia similar a la nuestra... lo pienses dos veces.

Haremos todo lo posible para que tu comentario te sea respondido a la brevedad.

Muchas Gracias.

Lolita y El Profe