jueves, 16 de abril de 2009

Intolerante

A propósito de la intolerancia, recuerdo en mi adolescencia y mi juventud, haber sido intolerante. Especialmente con “los viejos”, a excepción de mi abuelo. Aunque, si soy muy honesto, y aunque yo quería a rabiar a mi abuelo, había cosas que él hacía y que como yo no comprendía, juzgaba.
No es producto del azar que Mao Tse Tung (Maozedong) hiciera la Revolución Cultural con los adolescentes, cuando le fallaron todos los planes que justificaban un totalitarismo muy parecido al de los emperadores, pero en nombre del pueblo.
En más de un par de décadas de terapia, aprendí que uno no tolera lo que ve en los demás, porque lo reconoce en uno mismo. Eso se llama: “espejo”, y va de sentido común.
Bueno, también son intolerantes los envidiosos, porque ellos no tienen ni pueden tener lo que tiene otro. Entonces, de sólo verlo, se encrespan.
Creo que, con el paso de los años, y aunque admito ser un poco cascarrabias, me he vuelto algo más tolerante. Ocurre que los pendejos y los envidiosos suelen confundir –puesto que ellos se creen los dueños de la verdad–, “firmeza” con “intolerancia”. Quizás porque se han creído (por no saber qué es la Constitución Nacional) que sólo tienen derechos, pero no han escuchado hablar de las obligaciones. Porque se creen los dueños de la verdad y los patrones de las reglas.
Y, atención, que en esta categoría también entran mis hijos y otros parientes cercanos (algunos muy cercanos), que tienen lo que llamo “el dedo acusador fácil”.
Porque, a decir verdad, no es justo que le cargue las tintas a la madre, a las hermanas y al novio –yo lo llamo afectuosamente “Cara de Galleta”– de la hermana mayor de Lolita, ya que de mi lado también “algo huele a podrido en Dinamarca”, como decía el tío Willy.
Es cierto que yo no estoy en las mismas condiciones de Loli, y ni bien me vienen con un planteo estrambótico, fuera de lugar o que me huele a desencaminado, los dejo hablar, los dejo hablar... hasta que empiezo a hablar yo. Y entonces, como dice “el Tío”, todo el mundo hace “boca callada y culo en tierra”.
También es cierto que, cuando la conocieron a Loli, no le hicieron perradas porque, de sólo haber considerado la idea, sabían de antemano qué les esperaba y a qué tenían que atenerse.
Lo que no quita que todos se crean en el derecho de dar sus opiniones y pareceres. Hablo de cosas tales como:
“¡Ayyyyy! ¡Pero, papáaaaaaaa! ¡Es una nena! ¿Qué te pasa? ¿Te volviste un viejo verde?” –mi hija menor.
“Y... viste cómo es mi suegro. No se le puede decir nada porque te manda a cagar... pero no sé qué le pasa... a sus años, con una pendeja... A mí me da un poco de asquito... Por ella, ¿viste?” –mi adorable nuerita, doble cara-doble culo, que te la manda a guardar por la espalda y a traición, como una que yo sé.
“Tu hermano... no tiene cura. ¡Miralo! ¡Una nena! ¿Y qué va a hacer? ¿Piensa casarse? ¿Tener un hijo? Yo no sé porqué no se ocupa de los nietos, mejor...” –la esposa de mi hermano (no es mi cuñada, que quede claro, le retiré el título hace mucho tiempo).
“Le pegó fuerte el viejazo, a papá...” –mi hijo mayor, que por cierto no es el Arcángel Gabriel.
“Papá... todos te lo decimos con buenas intenciones, no queremos que sufras...” –mi hija mayor, siempre tan samaritana, ella.
“¡Ay! Cuando se lo conté a Ceci, me dijo que le daba asco...” –mi hija del medio, haciendo alusión a una amiga a quien, vale recordarlo, la llevaba de vacaciones junto con todos mis hijos y a la que yo llamaba “Pato criollo”, porque daba un paso, y la cagaba.
“Viejo, viejo... ¿qué te pasa? ¿No hay ninguna mina de tu edad con la que te lleves bien?” –mi hijo menor, el muñeco de la familia. Tan sensato él, a la hora de mirar a los demás.
“(...)” –mi hermano, mi querido hermano, de quien fui hermano, maestro, amigo y padre sustituto. Ni mus. Al menos, y como se está acercando a mi edad, algo aprendió: a hacer como los tres monos sabios y, en especial, a mantener la boca cerrada, como hice yo durante todo el tiempo que lleva de casado con su mujer. Al fin y al cabo, su matrimonio, no es cosa nostra, sino de ellos.
“¡Tíooo! ¡Sos un chabón limado!” –mis sobrinos, dos joyitas, los nenes.
Ahora, me pregunto: ¿Cómo hago para explicarles lo que siento, si no escuchan lo que digo de tan encerrados que están en sus certezas y en el convencimiento de que ellos tienen “la precisa”?
A veces pienso en contarles las cosas que vivimos con Lolita, cómo nos reímos, cómo nos complacemos con una película o leyendo el diario juntos tomando el desayuno y haciendo las palabras cruzadas. Cómo disfruto de prepararle el baño con espuma y que ella me enjabone la espalda con la esponjita rosa bajo la ducha.
Me resulta difícil explicarles que si le compro los perfumes, al mismo tiempo le enseño cómo se huelen las esencias, es para que aprenda a diferenciarlas, porque algún día yo no voy a estar y va a tener que elegirlas sola. Pero mientras esté con ella, ¿qué tiene de malo que la agasaje y le transmita mis conocimientos de perfumes franceses?

Creo que ni siquiera van a poder imaginarse qué me pasa por adentro cuando la miro, sin que lo advierta, apoyada en el ventanal abstraída en sus pensamientos, vestida con una camisa mía, o qué bien me hace y le hace dormirnos abrazados, haciendo “cucharita”, escuchando esas palabras tiernas que tanto le gustan, y despertarnos por la mañana y que me tire de las piernas para que me levante de la cama para preparar el desayuno juntos.
Tengo que reconocer que, el día de nuestro cumpleaños –que fue cuando la conocieron–, les debe haber costado dejar de lado los prejuicios, la falsa moral (ninguno de los nombrados se caracteriza por su sensatez y su equilibrio) y la sensación de que su papá-suegro-cuñado-tío o lo que fuere, es un viejo verde.

Me doy cuenta (y por eso les estoy agradecido) que privilegiaron lo que –mal, bien, regular o más o menos– sienten por mí, y se hicieron presentes con la mejor disposición que son capaces de desplegar, dadas las circunstancias.
Ninguno de ellos, cabe mencionarlo, le dijo a Loli que era “una aprovechadora de un viejo” (claro que si se lo hubiera dicho, salía por la ventana en vez de usar la puerta), ni le pegó una cachetada, ni nada por el estilo.
Pero no es menos cierto que, en los inicios de nuestra relación –ahora se van acostumbrando–, las únicas voces que escuché comprensivas
–vaya con la paradoja–, fueron:
a) la del “Tío” (¡Bueh! Tío postizo), hombre un par de décadas mayor que yo, con una vida dura y difícil, que me dijo: “Que digan lo que quieran... ¿Sos feliz? ¿Te sentís bien? Yo te veo diez años más joven, de manera que tengo que creer que, pendeja o no pendeja, te hace bien. ¡Que se metan la lengua en el culo! Tu vida es tuya. Te veo, hace años, sin meterte en la vida de nadie, sin juzgar, sin dar tu opinión a menos que te la pidan, así que... ¡No les des bola!”; y
b) la de mi nieta Belu, que cuando le expliqué quién era la jovencita de la foto que tengo en el escritorio y que me está abrazando, sonriente, me dijo: “¡Qué linda que es, abuelo! ¡Y cómo te quiere!”.
Intolerante.
Sí, Juan.
Por esas cosas que tiene la existencia del ser humano, los únicos tolerantes parecen ser los niños como mi nieta y los viejos, como “El Tío”.
Y algunos amigos de la blogsfera, claro está. Que no es cuestión de generalizar, mezclando la mies con la mala hierba.


El Profesor

PD: A partir de mañana (ahora ya es muy tarde) empezamos a renovarle la cara, a este rincón nuestro. Nada para alarmarse. Sólo vamos a cambiar algunas cosas de lugar, sacar otras y reemplazarlas por nuevas... Como en una casa, ¿ven?

Foto: © Đăng-Huy-Hùng

37 comentarios:

  1. Profesor:
    Cuanta verdad tienen sus palabras. Tarde o temprano en nuestras vidas debemos dejar de buscar la aprobación de los demás y concentrarnos en lo que nos hace felices.
    Creo que esos filisteos que no entienden la profundidad de la relación están presos de su propia ignorancia y de los prejuicios que acarrea.
    Y no es egoísmo buscar la propia felicidad, sin molestar a otros.

    ResponderEliminar
  2. Cállese Profesor, no diga nada más que me enamoro…..

    Loli, es un chiste, es que el Profe escribe tan lindo y te quiere tanto!!!....... Ayyyyy qué lindo!

    ResponderEliminar
  3. Acerbus:
    Gracias por apoyar las palabras de mi profe, llenas de profundidad y sinceridad.
    Da gusto ser leídos por personas como usted.

    Gemma:
    Si... voy a creer que es un chiste, Jejeje, porque mirá que el profe es mío ¿eh?
    Hago la aclaración de buena onda, amiguita, todo bien. Un besito y muchas gracias por leernos. :)


    Lolita.

    ResponderEliminar
  4. Paaaapiii:

    ¡Qué lindo post!
    Realmente es un reflexión muy profunda y cierta acerca de lo que nos ha sucedido en este tiempo y las reacciones que tuvimos de cada una de nuestras familias. ¡Hemos tenido que escuchar cada cosa!
    Pero bueno, valió la pena, ¿no, mi amor?
    Vos lo dijiste: el buen amor cuesta...

    Un besito

    Te amo

    Tu Lolis enamorada.

    ResponderEliminar
  5. Amo sus textos, pero creo que núnca les dije que sus fotos son arte pura!

    ResponderEliminar
  6. Profe, leerlo es un placer, reivindica a sus congéneres.
    Hace que vuelva a creer en los hombres.
    Lo admiro muchísimo y me encanta que esa chiquilla adorable, "nuestra" (porque me encariñé tanto con ella que me apropié un poquito, no se enoje) Lolis, sea feliz con usted!!!!
    Un beso enorme!!

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué grande el Tío! Es lo mismo que iba a decir yo. No voy a negar que quizás al principio choque un poco la idea porque uno tiene naturalizado otro modelo de pareja, pero en cuanto se ve que dos personas se quieren, se hacen bien y son felices ¡qué importa todo lo demás! Los felicito a ambos por ser tan fuertes y defenderse con tanta pasión.

    ResponderEliminar
  8. Estaremos esperando esa renovación, mientras tanto, sed muy felices. Viva el amor.
    Saludos desde La ventana de los sueños, blog literario.

    ResponderEliminar
  9. Hola!!! Recien arranco a leerlos y me parece maravilloso el amor que se profesan ;)
    De verdad no importa la diferencia de edad que tengas con tu pareja sino el amor que se tienen y lo felices que pueden llegar a ser juntos. Y a disfrutar del tiempo que les toca!!!
    Me encanta como escribennnnnnnnnnnnnnn!!!!!!
    Besotes

    ResponderEliminar
  10. Que narrativa tan llevadera y agradable, como un vals...
    Al leerlo me acordé que en una oportunidad Lolita escribió, refiriéndose a su mamá, "si supiera ella como es conmigo el profesor" no recuerdos con que palabras exactas. Pero claro; es tan grande e intenso el amor que se profesan, una pena que muchos no puedan entenderlos.

    Les dejo un beso grande y todo mi cariño.:-)

    PD: Suerte con el cambio de imagen.

    ResponderEliminar
  11. Acerbus:
    La mayor parte de las cosas que hacemos, es para conseguir la aprobación de los demás. Esto es, para que nos quieran. Pero si se pasa uno la vida buscando conseguir la aprobación de los otros, deja de vivir.
    He aprendido que a uno lo quieren como es (siempre que no dañe a los demás de intento), o de lo contrario es mentira que lo quieren.
    Creo que es mejor y da más resultados ser como uno es, tener firmes sus convicciones y hacer lo que le dicta el corazón, cuando tiene la inmensa suerte de que el corazón le diga algo.

    Gemma:
    Bueno, mujer, bueno. Shhhh... Me callo. :)

    Yemina M.:
    Si quiere que le diga la verdad, elegir la foto adecuada para el texto ¡da un trabajo que ni le cuento! Gracias por apreciarlo.

    Paula:
    Madrina querida, hombres los hay de toda laya. Creo que sólo cuando uno, con el paso del tiempo (como decía Da Vinci), acepta su "lado femenino" y además ha atesorado las enseñanzas de la vida, llega a comprender ciertas cosas que en la vorágine de la juventud no se ven y en la adolescencia... ni se imagina uno que están ahí.
    Gracias por su sentimiento, Hada Madrina :)

    Cherry:
    Renovarse es vivir, dicen por ahí, muchacha.

    N. del A.
    Sólo puede dejar los prejuicios de lado, creo, quien ha sido prejuicioso y ha aprendido a no serlo. Porque, ¿cómo reconocer el camino errado, si no sabe uno por cuál camino está transitando? ¿Muy difícil o se entiende?

    Gracias a todos por sus comentarios,

    El Profesor

    ResponderEliminar
  12. Anabel Botella:
    Estimada amiga, no será gran cosa, pero lo suficiente como para que la banda de estribor no se transforme en un lastre.
    Y gracias por sus comentarios que acarician el corazón y nos dan esas pequeñas certezas que nos permiten seguir adelante.

    LaKikis:
    Eso, estimada nueva lectora. "A disfrutar el tiempo que les toca". Que de eso se trata la vida. De vivir lo mejor posible, el tiempo que nos es dado. Sabiendo de antemano que sólo cuando el "puedo", el "debo" y el "quiero" se juntan, vive uno esos momentos de intensa felicidad... y crece. Porque con el crecimiento viene el cambio... y así sigue esta rueda de la vida.

    Adrianina:
    No me diga eso, que me sonrojo. Un halago, como una caricia, nunca está de más.

    Gracias a todos por sus comentarios y por interpretar con vuestro mejor lado, la intencionalidad del texto.

    El Profesor

    ResponderEliminar
  13. Lolis:
    El amor cuesta y es justo que cueste. Un amor fácil, rápido y sin costo, diría que es... mmm mmm... ¿evanescente? ¿perecedero?
    Amar cuando todo es lindo y está bien, es fácil. Cuando no es así, no lo es tanto. Creo que es precisamente ahí, donde uno demuestra qué es lo que está dispuesto a hacer por sostener el amor.
    Besos, Princesita.

    El Profesor
    (a.k.a. ¡¡¡PAAAPIII!!!)

    ResponderEliminar
  14. El primer pensamiento que puede surgir es que dos personas con tanta diferencia de edad no pueden tener nada en común. Vidas distintas, formas de pensar distintas, costumbres distintas...pero está claro que vosotros habéis ido más allá, habéis encontrado la felicidad en esos pequeños detalles que se mencionan en el post, atendiendo sólo a la esencia de la persona, ignorando prejuicios, un amor puro... Linda historia de amor la vuestra.

    ResponderEliminar
  15. Uy mi prof...ojala contara más de su relación con respecto a su familia(de Lolis ya medio sabemos)Y bueno, usted ya hizo su vida con la mamá de sus hijos, los vió crecer, los educo, y les enseño valores , en lo k respecta a su papel de padre, yo diria k ya cumplió,puesto k (creo yo)tambien les enseñó a tomar decisiones y si ellos piensan de esa manera, pues al menos de su parte no kedó. Ahora le toca disfrutar otra etapa de su vida , sería muy chido compartirla con nuestros seres amados, pero no siempre se les dá gusto a todos,kizas algun dia entiendan, kizas no, pero ustedes estan DISFRUTANDO y redescubriendo la inocencia de un amor, inocencia k kizá los demás ya dejaron olvidada en algun rincón empolvandose.Usted creé k ellos disfrutan de un helado, o una caricia o una botellita de agua con la misma inocencia y ternura con la k lo hacen usted?(aún con el camino k ya lleva recorrido?)
    Bueno , yo asi lo veo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Hola! Che, pero como me atraparon con los relatos!!! Muy bueno! Saludos y sigan asi! :)

    ResponderEliminar
  17. hay de todo en la viña del señor, por suerte el mundo es grande e internet lo es más aún, y siempre podemos encontrar un lugar donde sentirnos a gusto.

    Saludos

    ResponderEliminar
  18. Los adorooooo!!!! para de tortolitos.

    Besos dulces...

    ResponderEliminar
  19. ¡QUÉ BUENO! LO PASE MUY BIEN LEYENDOTE.GRACIAS.

    ResponderEliminar
  20. Blog excepcional, Ya vendre con tiempo,

    Un saludo

    Esperandoles siempre
    Al otro lado del deseo

    ResponderEliminar
  21. Espacio interesante y ameno, ya vendre con tiempo a deleitarme en las historias.

    Saludos y gracias por estar conmigo
    Al otro lado del deseo

    ResponderEliminar
  22. Hola hermosa, gracias por visitar mi blog, es un honor para mi viniendo de Argentina, un país que adoro y que tiene una cocina tan magnífica, sobre todo en las carnes.
    Besos.

    ResponderEliminar
  23. esta muy chevere tu blog...felicidades!

    segui posteando...

    ahi te dejo para que lo cheques:

    www.tumentepoderosa.blogspot.com

    fer

    ResponderEliminar
  24. Si muy cierto...los niños y los ancianos tienen mucha sabiduría....y mir´ra que hay un abismo entre ellos, pero más de una vez un niño me ha dejado la boca abierta perpleja y entre lágrimas...Los ancianos tienen la sabiduríade una vida ya vivida, en cambio los niños la tienen gracias a su inocencia y ese amor puro con el que ven el mundo y la vida y que simples y puros son!!!


    Es que en este mundo todavía hay gente que se asombra de que lo presuntamente "anormal" o "incorrecto", es más normal de lo que debería ser...entonces yo me cuestiono, me pregunto, el ser humano es bueno y miserable a la vez...las peores inmundicias y aberraciones no es el sexo o la diferencia de edad en el amor, o la homosexualidad, todas estas cosas nacieron con el hombre mismo porque siempre fuimos así...sólo que ahora está más a la vista...Odio el mundo hipocrita en el que vivimos, nadie esta limpio de pecado ni libre de nada sin embargo nos sentamos a juzgar a la gente...prejuzgar sin escuchar...


    me imagino debe ser dificil vivirlo de cerca. Yo nunca me pude enamorar d eun hombre adulto xq nunca conoci uno que supiera entenderme, ni que nos complementaramos...los tipos posesivos y celosos no me gustan ni jovenes ni adultos.

    Sacama de esta duda...yo a mi vieja siempre le digo que se busque uno de 30, se divorció de mi papa de 52 y esta peleada con el novio de 60...y ella tiene 45...yo le digo para renegar con un tipo grande, renega con un pendejo y se justifica todavía...porque ay tipos que no maduran más...así que a todas las mujeres separadas les aconsejo eso jaja.
    Osea la gente cuanto mas grande mas problemas, mas complicaciones...una mayoria son así y por falta de caracter...USTED NO XQ SUPO DEFENDER SU RELACIÓN Y NO VEO LA COMPLICACIÓN AHI.

    saludos a ambos.

    ResponderEliminar
  25. Siempre a la defensiva, yo fui quien lo llamo intolerante, y porque mejor no admitir que aveces usted cae en la intolerancia que tanto critica, mejor aceptelo trabajelo, si Lolita tiene 17 o 80 no me importa, hay seres humanos firmes que no son tan duros y hoscos, ser firme no es ser amargado, ni cascarrabias. Pero es su vida haga con ella lo que quiera, no es algo que me importe.

    ResponderEliminar
  26. Natalia:
    Ajá... No todo es lo que parece y no todo lo que parece, es. Fuimos, nos atrevimos, es cierto. No es fácil, créame.

    Levania:
    Sí, quedó algo de lo que les enseñé. De hecho, que vencieran sus prejuicios y se avinieran a hacerse presentes (sea lo que fuere que piensan de esta relación) es, al menos para mí, una muestra de que algo les quedó. Y ellos, amiga nuestra, disfrutan de la vida a su manera. Que no he encontrado aún el Manual Para el Disfrute Garantizado de Esta Vida. Ellos tampoco.


    Bastian Von Tunnen:
    Habrá más. En estos dos años hemos pasado por tantas lindas y por tantas no tanto, que tenemos para escribir.
    Si no lo hacemos más, es por falta de tiempo.
    Gracias por su elogio

    Dragón de Azúcar:
    ¡Qué bueno que se sienta así! Pase, siéntase cómodo y como en su casa. :)

    @ngelluz
    Par de tortolitos... Jajaj ¡Qué lindo!

    hatoros:
    Complacidos, Lolita y yo, que lo haya pasado bien leyéndonos.

    Gracias a todos,

    El Profesor

    ResponderEliminar
  27. Con todo respeto como que este blog esta cayendo en la monotonía, como que ya se estancaron todos en los chiches de las Lolitas :P, o en la cuestión de "es que el mundo nos juzga" :P que el profesor es un viejete amargado:P, urge una refrescada, ojala los cambios que vienen cosas nuevas.

    Ya cambien le un poco para no caer tod@s en lo mismo.

    ResponderEliminar
  28. Y profe ya no se enoje tanto :)

    ResponderEliminar
  29. JuanK:
    Venga cuando quiera y deléitese lo que quiera. Gracias a usted,

    Javi:
    ¿Verdad que sí? Excelentes carnes, créame.

    Cibersan:
    Seguiremos posteando, sí.
    Y también pasaremos a echar una ojeada.

    Estefanía:
    Nosotros también detestamos lo mismo, créame.
    No es fácil, creáme.
    Respecto de su mamá, ahora, en breve, vamos a estrenar algo con Lolita que le será útil

    Gracias a todos por sus comentarios y sus buenos deseos.

    El Profesor

    ResponderEliminar
  30. Alexis o Anónimo-con-nombre:
    Usted, no tiene remedio.
    Si le resulta monótono, no entre y ahórrese el disgusto.
    Y no. ¿Cómo me voy a enojar por sus comentarios? Si usted no existe...

    El Profesor

    ResponderEliminar
  31. Se me ocurrio de repente podrian poner algunas fotos suyas, no en plan erotico, fotos cotidianas, mucha gente lo hace seria increible

    ResponderEliminar
  32. Lolis y Profe, solo en el blog de ustedes hay alguien que dice llamarse Anonimo y pide fotos cotidianas.... Se entiende?
    Profe, a veces uno siente la necesidad de meterse a luchar por arreglar la vida del otro que creemos desarreglada, alguna vez me entrometí (hace años cuando era mas justiciera) en la vida de mis hermanos, si estaban mal allí iba yo con mi espada y me daba contra todo para ayudarlos.
    Me he dado cuenta que no debo entrometerme, solo sentarme a escucharlos y hacerles saber que allí estoy si me necesitan.
    A veces uno no entiende que el otro No nos necesita, y no necesita las mismas cosas que nosotros.

    ResponderEliminar
  33. Hace días que trato de escribir un comentario y no me sale, ahora probe en la pc de mi hijo y pude..
    Bueno besotes a los dos

    ResponderEliminar
  34. Cris:
    Ajá, se entiende.
    Por lo que usted menciona, es que yo en la vida de los demás, no me meto.
    Sólo si me piden una opinión, y con mucha cautela, la doy. Consejos, a mi entender, sólo dan los tontos. Como mucho, y siempre que me lo pidan expresamente, doy una sugerencia.
    La contrapartida es que tampoco permito que se metan en mi vida, aunque no sea un modelo a seguir.
    Y respecto al anónimo, quizás le demos el gusto. Lo vamos a pensar, con Loli. :)

    El Profesor

    ResponderEliminar
  35. Leí su blog. Hay una cosa que no me queda claro: por qué, siendo que su caso es muy diferente al muy oscuro narrado por Nabokov, usan sus pseudonimos?

    Sobre el post, me vino a la mente la frase de una pelicula de Woody Allen, el personaje interpretado por él mismo hablandole a su amigo mucho menor le dice "En la vida siempre va a haber gente que va a opinar diciendote exactamente lo que tenes que hacer y como comportarte, vos tenes que decirles si claro que si, y hacer lo que quieras"

    Saludos

    ResponderEliminar
  36. Kind of Blue:
    Los usamos porque cuando comenzó nuestra historia, Lolita era una Lolita y yo soy un Profesor. Además, porque nos gustó la alegoría. ¿No le resulta ingeniosa?
    Muy cierto lo suyo. En mi caso, a veces, luego de decir "Sí, sí..." en algunas situaciones, me parece más consecuente decir: "¡NO!"
    Gracias por su comentario

    El Profesor
    NB: Y Gracias a Cris, que no se las dí.

    ResponderEliminar

Puedes dejar aquí tu comentario, aunque te pedimos que si lo que piensas escribir está cargado de prejuicio a causa de no haber vivido una experiencia similar a la nuestra... lo pienses dos veces.

Haremos todo lo posible para que tu comentario te sea respondido a la brevedad.

Muchas Gracias.

Lolita y El Profe